Todas las decisiones que tomamos como consumidores suponen un impacto sobre el planeta. Estamos en un momento crucial, en el que es necesario tomar la responsabilidad que nos corresponde y comenzar a accionar desde la consciencia para cuidar nuestra Tierra. Si queremos ver cambios, ¿qué mejor que empezar por nosotros mismos?

¿Te animas a disminuir tu impacto en el medio ambiente? ¡Te compartimos 18 consejos para que puedas comenzar HOY!

RECUERDA LAS TRES ERRES:
Reduce (tu consumo)
Reutiliza (intenta que todo tenga más de un solo uso)
Recicla (si ya no se puede usar, que sirva para crear otros objetos)

1. No desperdicies agua.
Es un bien escaso y debemos ser conscientes de ellos.  Puedes usar reductores en inodoros, duchas, grifos y aprovechar el agua de cocina para regar las plantas.

2. Reduce tu consumo de carne. Cambia siempre que puedas la carne por verduras. ¿Sabías que para producir un kilogramo de ternera se necesitan 15.000 litros de agua?

3. Antes de comprar compulsivamente, pregúntate: ¿de verdad lo necesito? Prioriza los materiales naturales y reciclables (por ej. madera frente al plástico). Compra a granel y reducirás la generación de residuos.

4. Rechaza el embalaje excesivo Evita los envases y plásticos en la medida de lo posible.

5. Evita las bolsas de plástico. Opta por bolsas de tela o cestas a a la hora de ir de compras.  Una bolsa de plástico puede tardar un total de 500 años en descomponerse.

Resultado de imagen para bolsas de tela para hacer compras di no al plastico


6. Reduce tu consumo de alimentos procesados
. Requieren grandes cantidades de agua y energía en su elaboración, además de lo nocivos que la mayoría resultan para nuestra salud.

7. Reduce tu consumo de azúcar. Se necesitan 750 litros de agua para producir 500 gramos de azúcar.

8. Dile no a productos con aceite de palma. La palma y la soja están causando la deforestación de grandes zonas en selvas vírgenes, además de ser un cultivo muy agresivo para nuestro suelo.

9. Compra frutas y verduras de temporada, y productos locales
. Al apostar por productos locales no sólo beneficias a la economía de la zona generando empleo en el territorio, sino que además reduces el consumo de energía y las emisiones derivados del transporte.

Resultado de imagen para venta de puestos de frutas y verduras


10. Evita las pajitas de plástico
. Tardan centenares de años en desaparecer y contamina nuestros océanos y bosques. Como alternativa, existen pajitas de papel (incluso hechas de materiales comestibles).

11. Apuesta por una cesta más ecológica. 
Los alimentos y bebidas ecológicas son más saludables para las personas y más respetuosos con el medio ambiente.

12.
Intercambia o compra de segunda mano. Cuando algo deja de ser útil para ti, regálalo o intercámbialo con alguien a quien le sirva.

13. Reduce el uso de tu coche siempre que puedas.  Opta por medios de transporte más sostenibles, como el transporte público o la bicicleta.

Resultado de imagen para bicicleta por la ciudad

14. Apuesta por el comercio justo. Consume ropa y alimentos con sellos que garanticen que han sido producidos de forma justa con la población local y el terreno en los que han sido elaborados.

15. Que tu ropa no sea tóxica. Evita ropa con tintes tóxicos. Son nocivos para tu piel y para el medio ambiente (contaminan el agua al lavarlos).

16. Repara siempre que sea posible. Antes de desechar es conveniente intentar reparar.

17. Reutiliza. Probablemente muchos de los objetos que tiras a la basura pueden tener un segundo uso. ¡Dale rienda suelta a tu imaginación! Piensa en qué otros usos le puedes dar alternativos al tradicional. Reciclar es bueno. pero conlleva un gasto de energía no siempre necesario.

18. Recicla. Separa los residuos por categorías. Con este gesto no sólo reduces la generación de residuos y la extracción de nuevas materias primas, sino que además contribuyes a la generación de puestos de trabajo y a la generación de una economía del reciclaje.

Resultado de imagen para separar los residuos